miércoles, 19 de marzo de 2014

El divorcio contencioso

Antes de recurrir al divorcio contencioso, deberíamos intentar hacerlo por el de mutuo acuerdo ya que es un procedimiento más suave y sin muchas tiranteces entre los cónyuges, pero por si no es posible, explicaremos cómo funciona.

 La iniciación de dicho procedimiento debe ser antes de que el cónyuge que se propone a presentar la demanda la presente. Este no incumple sus deberes si abandona el domicilio conyugal por una causa razonable, siempre que presente la demanda en un plazo no superior a los treinta días siguientes a su salida. 

El lugar donde debe presentarse dicha demanda es ante el Juzgado Competente el del último domicilio conyugal, siempre que esté redactada por el abogada y firmada por el procurador.

Todo ello tendrá unos efectos. Por un lado, los cónyuges pueden vivir separados. Por otro, quedan revocados los consentimientos y poderes que cualquiera de los cónyuges hubiera otorgado al otro. También cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge al ejercicio de la potestad doméstica.

Seguidamente, la demanda será presentad al Juez, quien tendrá en cuenta muchos datos de todos los componentes de la familia como por ejemplo la situación de los hijos y la del cónyuge que quede desventajado tras el divorcio para la pensión compensatoria, cómo repartir los bienes comunes, etc. Con ello podrá dictaminar sentencia.