martes, 24 de septiembre de 2013

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS PARA SOLICITAR LA NULIDAD MATRIMONIAL ECLESIÁSTICA?



Como ya se ha comentado anteriormente en este blog, la nulidad matrimonial eclesiástica es radicalmente distinta a la civil. Sus causas son diferentes y se rigen por distintos códigos. Si bien las causas de la nulidad civil se establecen en el código civil, las causas de nulidad eclesiástica aparecen en el Código de Derecho Canónico

El contenido de la nulidad también es distinto, pues, mientras que en el Código Civil se establecen como causas  la ausencia de requisitos para la prestación del consentimiento matrimonial, la falta de consentimiento de uno o de los dos cónyuges o un vicio en el mismo que lo invalide, la existencia de consentimiento no matrimonial, aunque sea consciente y libre y el incumplimiento de los requisitos formales, en Derecho Canónico existe otra lista de motivos diferente en su extensión y contenido.

En resumen, las causas de nulidad podrían agruparse según su naturaleza. Un primer grupo se refiere a aquellos casos en el que alguno o ambos cónyuges son incapaces por alguna causa de naturaleza psíquica. Así, por ejemplo, se establece que son incapaces de contraer matrimonio quienes tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar.

El segundo grupo de causas de nulidad se refiere a la simulación del mismo. En este sentido, el Código establece que si uno o ambos contrayentes excluyen con un acto positivo de la voluntad el matrimonio mismo, o un elemento esencial del matrimonio, o una propiedad esencial, contraen inválidamente.

También constituye una causa de nulidad la existencia de vicios del consentimiento: el error en la persona, error por dolo o error por ignorancia. 

Por último, es nulo el matrimonio celebrado bajo condición, cuando se espera que algo suceda en el futuro a causa del mismo y el matrimonio celebrado con vicios de forma o cuando concurra un impedimento indispensable (por ejemplo, la impotencia sexual).

¿QUÉ ES LA NULIDAD MATRIMONIAL ECLESIÁSTICA?



Para la Iglesia Católica, el vínculo que nace del matrimonio es indisoluble y no puede romperse por el mero hecho de divorciarse civilmente. Así, cuando dos personas se separan civilmente no lo hacen a efectos de la Iglesia, por lo que no podrán volver a casarse en esta institución. Ello sólo será posible si, tras un proceso ante los Tribunales Eclesiásticos, se determina que el matrimonio es nulo. Este procedimiento tiene unas normas específicas, pues las causas de nulidad para el matrimonio civil y el eclesiástico son radicalmente distintas. 

En resumen, puede decirse que la nulidad matrimonial eclesiástica es un proceso por el cual se intenta demostrar que, antes de contraer el matrimonio, existían motivos de entidad suficiente como para determinar la nulidad del mismo. En este sentido, la Iglesia no anula un matrimonio (ya que el vínculo es irrompible), sino que declara que el mismo jamás ha existido.

¿Cuándo se pude solicitar? No existe ningún plazo establecido. Se puede solicitar en cualquier momento después de haberse contraído. Las personas legitimadas para solicitarlo son cualquiera de los contrayentes. Eso sí, conviene tener en cuenta que, lógicamente, dos personas que se hayan casado únicamente por lo civil no podrán pedir este tipo de nulidad. 

Además, el haber tenido hijos no supone un impedimento. Estos continuarán en la misma situación que si estuvieran dentro del matrimonio y tendrán los mismos derechos y las mismas obligaciones.
El proceso de nulidad eclesiástica suele resolverse entre un año y un año y medio y es necesario pagar cuantía. No obstante, la Iglesia permite que las personas sin medios económicos puedan optar a la nulidad abonando simplemente una cantidad simbólica. Aunque debe tenerse en cuenta que los gastos de abogados, técnicos, etc. Que puedan necesitarse correrán por cuenta del demandante.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Matrimonios de conveniencia

Los matrimonios de conveniencia o matrimonios blancos han proliferado en nuestro país en los últimos años. Los matrimonios de conveniencia son aquellos que se realizan fraudulentamente, sin ánimo de convivir conyugalmente ni tener una vida en común, para obtener beneficios por las partes.

Esta forma de contraer matrimonio se ha hecho más recurrente debido a las facilidades que presenta a la hora de obtener la nacionalidad española u obtener el permiso de residencia legal.

Por ello, para detectar este tipo de fraudes, se realiza en el Registro Civil una serie de entrevistas a los contrayentes, por separado, para detectar posibles irregularidades.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Disminuye el número de divorcios

La crisis ha hecho que el número de divorcios en España se esté reduciendo hasta niveles de hace diez años. En efecto, divorciarse no es nada barato, no sólo por el coste que conlleva su tramitación judicial, sino también por la duplicidad de gastos que supone el mantenimiento de dos viviendas, el pago de pensiones, etc.

De esta forma, en el primer trimestre del año se produjo un descenso del 8% de las demandas de divorcio. Por el contrario, se aprecia un aumento en las modificaciones de las condiciones de divorcio en cuanto a guarda y custodia de los hijos.

Si usted está pensando en divorciarse consulte con nuestro despacho de abogados en Zaragoza. Nuestro equipo de expertos le asesorará sobre cómo tramitarlo obteniendo las mejores condiciones.