viernes, 16 de agosto de 2013

Extinción del régimen de separación de bienes

El régimen de separación de bienes se extinguirá por la disolución del matrimonio, ya sea por divorcio, fallecimiento o declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges, o bien por pactar los cónyuges otro régimen distinto al establecido en las capitulaciones matrimoniales.

Debe tenerse en cuenta que este régimen no se extinguirá aunque los cónyuges se reconcilien o por que desaparezcan las causas que hubiesen motivado el establecimiento de este régimen.

Para cualquier duda sobre su régimen económico matrimonial contacte con nuestro despacho de abogados en Zaragoza.

jueves, 15 de agosto de 2013

El régimen de participación

El régimen de participación es poco habitual. Este régimen funciona como el de separación de bienes, pero establece el derecho de los cónyuges de participar en las ganancias que haya percibido el otro durante el tiempo en el que este régimen ha estado vigente.

Así, al igual que en la separación de bienes, los cónyuges disponen de plena autonomía para disponer y administrar sus bienes.

Si usted desea más información sobre qué régimen matrimonial debe escoger, consulte con nuestro despacho de abogados en Zaragoza.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Régimen de separación de bienes

En el régimen de separación de bienes los cónyuges conservan los bienes adquiridos por sus rentas y sus ingresos, aunque deberán contribuir conjuntamente al levantamiento de las cargas del matrimonio.

Existirá régimen de separación de bienes cuando los cónyuges así lo establezcan en las capitulaciones matrimoniales o cuando establezcan que no regirá para ellos la sociedad de gananciales. También se dará cuando, durante el matrimonio se extinga la sociedad de gananciales o el régimen de participación.

Para cualquier duda sobré su régimen económico matrimonial consulte con nuestro despacho de abogados en Zaragoza.

martes, 13 de agosto de 2013

Extinción de la sociedad de gananciales

La extinción de la sociedad de gananciales puede producirse de dos formas distintas, bien automáticamente, bien mediando petición de uno de los cónyuges y una resolución judicial.

La extinción de forma automática se produce por la disolución del matrimonio, la declaración de nulidad, la separación de los cónyuges o la modificación del régimen económico.

En cuanto a la solicitud de uno de los cónyuges, las causas son mucho más variadas. Podrá realizarse cuando uno de los cónyuges haya perdida la capacidad, se encuentre ausente o en concurso de acreedores, cuando se haya cometido fraude, cuando llevasen separados de hecho más de un año, etc

lunes, 12 de agosto de 2013

Diferenciación entre bienes privativos y bienes gananciales

La legislación contiene reglas para determinar, dentro de la sociedad de gananciales, qué bienes son comunes y cuales privativos de cada uno de ellos.

En general, podemos decir que el dinero que proviene de las renta o ganancias de los cónyuges son bienes comunes, mientras que todos los bienes que ellos poseían con anterioridad a la sociedad o los que adquieran después de su extinción a título gratuito serán privativos.

Además, dentro del Código Civil existen ciertas reglas específicas para determinar el carácter privativo o ganancial de determinados bienes.

domingo, 11 de agosto de 2013

La sociedad de gananciales

El artículo 1344 del Código Civil establece que mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos por la mitad al disolverse aquella.

Así, los bienes comunes forman una masa patrimonial perteneciente por igual a ambos cónyuges, que se encuentra ligada a una finalidad: hacer frente a las cargas familiares.

Finalizado el régimen de gananciales se procederá a su liquidación, pagando deudas, y luego se repartirán los bienes entro los cónyuges.

sábado, 10 de agosto de 2013

Límites y modificación de las capitulaciones matrimoniales

La ley otorga a los cónyuges total libertad para modificar en cualquier momento sus capitulaciones matrimoniales "sin más límites que los establecidos en las leyes". Estas limitaciones, además de atender a la regulación que hace el Código Civil del régimen económico matrimonial (levantamiento de cargas, etc.) se refieren a las establecidas en en el artículo 1255 (la ley, la moral y las buenas costumbres) y a la igualdad entre los cónyuges.

Las capitulaciones matrimoniales podrán modificarse en cualquier momento, siempre que no perjudique a los derechos adquiridos por terceros, y deberá realizarse con la asistencia de las personas que intervinieron como otorgantes.

Las modificaciones se harán constar mediante nota en la escritura pública que contenga la capitulación.

viernes, 9 de agosto de 2013

Las capitulaciones matrimoniales

El Código Civil dispone que el las capitulaciones matrimoniales los otorgantes (cónyuges) podrán establecer, modificar o sustituir el régimen económico matrimonial. Para su validez, estas capitulaciones deben de hacerse constar en escritura pública, si no, no serán válidas.

En cuanto al momento de otorgarlas, este puede ser anteriores o posteriores al momento de contraer el matrimonio, pero, para en el caso de que se realicen antes, estas quedarán sin efecto en caso de que el matrimonio no se celebrase en el plazo de un año .

jueves, 8 de agosto de 2013

Determinación del régimen económico matrimonial

Como regla general, los cónyuges disponen de total libertad para optar por el régimen económico matrimonial que deseen en sus capitulaciones matrimoniales. En ellas, los cónyuges elegirán de entre las existentes en la legalidad y podrán introducir las modificaciones que crean oportunas.

En defecto de capitulaciones, o en caso de que estas sean ineficaces, se establece por defecto el régimen de la sociedad de gananciales.

Los cónyuges pueden modificar su régimen económico matrimonial en cualquier momento, eligiendo uno diferente o introduciendo cambios en el existente, con el límite de que estos cambios no perjudiquen a derechos adquiridos por terceros.

miércoles, 7 de agosto de 2013

El régimen económico del matrimonio

La legalidad establece un conjunto de normas para regular las relaciones económicas del matrimonio, es el llamado régimen económico matrimonial. Estos regímenes pueden ser muy variados, pero a grandes rasgos podríamos diferenciar entre tres tipos distintos:

  • Regímenes comunes: se caracterizan por la existencia de un patrimonio común a los cónyuges con el que se soportan las cargas del hogar
  • Regímenes de separación o privativos: no existe el patrimonio común, sino dos diferentes para cada uno de los cónyuges.
  • Regímenes de participación: no existe un patrimonio común, pero se liquida de forma que a la extinción de este régimen los cónyuges tienen derechos sobre los bienes del otro. 

martes, 6 de agosto de 2013

Efectos provisionales del divorcio

Una vez se ha admitido la demanda de nulidad, separación o divorcio se producen directamente y sin ser solicitados unos efectos. Además estos efectos pueden solicitarse también, antes de interponer la demanda, por el cónyuge interesado.

Distinguimos entre:

  • Efectos provisionales: desaparición de la obligación de convivencia, revocación de poderes, etc.
  • Medidas provisionales: relativas a los hijos, la vivienda, contribución al sostenimiento de cargas, etc.

lunes, 5 de agosto de 2013

La reconciliación de los cónyuges

La separación de hecho o la judicial no hace desaparecer el vínculo matrimonial. En este sentido, la reconciliación pone fin a la separación de los cónyuges, siempre que ambos cónyuges lo pongan en conocimiento del Juez que esté conociendo del caso.

No obstante, el artículo 84.2 del Código Civil establece que las medidas judiciales adoptadas en relación a los hijos podrán mantenerse cuando haya causa que lo justifique.

Para cualquier duda sobre cómo realizar su separación consulte con el despacho de abogados Ciriano&Asociados en Zaragoza.

domingo, 4 de agosto de 2013

La separación de hecho y la separación judicial

La separación se produce cuando, existiendo un vínculo matrimonial, cesa la convivencia entre los cónyuges. Diferenciamos entre separación judicial o de hecho (cuando los cónyuges simplemente dejan de convivir juntos, aunque no exista resolución judicial).

La separación judicial puede solicitarse por uno o por los dos cónyuges sin alegar ninguna causa de justificación. Si se pide por los dos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro será necesario que junto a la demanda se proponga un convenio regulador.

En el caso de que se solicite por uno solo deberá acompañarse de una propuesta de medidas para regular los efectos de la separación.

sábado, 3 de agosto de 2013

Nulidad civil del matrimonio

El matrimonio no se considerará válido si existe algún vicio que suponga la falta de voluntad de los contrayentes o falta alguno de los requisitos exigidos en la ley para su existencia. Así, son causas de la nulidad del matrimonio:

  • La ausencia de requisitos para la prestación del consentimiento matrimonial.
  • La falta de consentimiento de uno o de los dos cónyuges o un vicio en el mismo que lo invalide.
  • La existencia de consentimiento no matrimonial, aunque sea consciente y libre.
  • El incumplimiento de los requisitos formales 



viernes, 2 de agosto de 2013

Efectos civiles del matrimonio y la nulidad eclesiásticos

En virtud del acuerdo celebrado entre la Santa Sede y el Estado Español, este último reconoce los efectos civiles del matrimonio canónico, que se producen desde su celebración. Si bien, para el pleno reconocimiento de estos efectos será necesaria su inscripción en el Registro Civil.

Por otra parte, el artículo 80 del Código Civil reconoce los efectos civiles de la nulidad eclesiástica. En el caso de que se considere que la resolución del los tribunales eclesiásticos se ajuste a derecho y se convalide civilmente la nulidad, esta no afectará a los hijos del matrimonio ni a los efectos civiles derivados de la disolución del matrimonio.

jueves, 1 de agosto de 2013

Nulidad matrimonial eclesiástica

La nulidad matrimonial eclesiástica se rige por sus reglas específicas. Las personas que contraen matrimonio por la Iglesia, aunque posteriormente se divorcien, no pueden volver a contraer matrimonio canónico, salvo que uno de los cónyuges haya muerto o se declare la nulidad matrimonial por un tribunal eclesiástico.

Declarando la nulidad matrimonial, la Iglesia no proclama la ruptura del matrimonio, sino que declara que este nunca existió.

Las causas de la nulidad matrimonial pueden agruparse en tres grupos:

  • Impedimentos: parentesco, edad, impotencia...
  • Vicio en el consentimiento
  • Defecto de forma